847 de 1,000 firmas

Autoridad Bancaria Europea

Esta petición está dirigida por ChangeFinance.org

Petición

Instamos a la Autoridad Bancaria Europea (ABE) a que revise y cambie su decisión de aprobar que su actual director ejecutivo, Adam Farkas, cambie de puesto a uno en el grupo de presión financiero europeo más poderoso.

En septiembre, salió a la luz que Adam Farkas se cambiará de puesto para convertirse en el director ejecutivo de la Asociación de Mercados Financieros en Europa (AFME) a partir de febrero de 2020.

Como institución supervisora del sector bancario de la UE, la ABE es una de las instituciones más importantes de Europa y el objetivo principal de los grupos de presión financieros. El cambio directo de su director ejecutivo al grupo de presión más grande del sector, AFME, supondría representar los intereses de más de 180 bancos e instituciones financieras, haciendo saltar todas las alarmas.

La aprobación dada por la ABE es muy cuestionable. De conformidad con el artículo 16 del Reglamento de Personal de la UE, la ABE debe hacer uso de su prerrogativa para prohibir esta medida.

Por qué es importante

El director ejecutivo de la ABE tiene información confidencial sobre la estrategia planificada de la UE para los mercados bancarios y financieros, una red de contactos y un poder sobre los procesos de toma de decisiones. Este es el resultado de haber estado 8 años al frente de un organismo público. Como tal, no debería poder ofrecer sus conocimientos y poder a una organización cuyos intereses difieren tanto de los intereses generales y de los de la ABE. Bajo su liderazgo, el personal y los miembros de AFME tendrán la capacidad de ejercer una influencia indebida, directa o indirectamente, sobre los legisladores y reguladores, lo que probablemente permita que se creen riesgos financieros.

En la Unión Europea, una década de debate no ha sido suficiente para reparar los viejos defectos que se hicieron evidentes con el colapso financiero de 2007/08. Europa todavía alberga bancos que son demasiado grandes para quebrar, el sector financiero está exacerbando la crisis climática, las desigualdades sociales y el riesgo de otra crisis financiera no nos ha abandonado.


Una de las necesarias precauciones que se deben tomar es defender la toma de decisiones públicas de la poderosa influencia de las corporaciones financieras, incluso a través de la aplicación de normas estrictas sobre las "puertas giratorias". Este año, la ABE contrató a un nuevo presidente, José Manuel Campa, quien llegó directamente desde un puesto como representante de intereses principal del Banco Santander. Si Adam Farkas se cambia de puesto a AFME según lo previsto, infligirá graves daños a la confianza pública hacia las autoridades supervisoras de la UE, así como a la independencia de la Autoridad Bancaria Europea.

 

Si las palabras "no al conflicto de intereses" tienen algún valor en las normas de la UE, entonces este caso debe evidenciarlo.

Ahora comparte con tus amigos y familiares

Estás firmando como ¿No eres tú? Pincha aquí