681 de 1,000 firmas

Gobiernos y líderes de la UE

Esta petición es lanzada por la Coordinadora Europea Via Campesina

Los 2 billones de personas que trabajan en las zonas rurales reclaman su derecho a la dignidad y a nuestro derecho a una dieta saludable. Una declaración sobre sus derechos humanos es el instrumento legal más poderoso contra abusos como la apropiación de tierras, la biopiratería y la explotación laboral. Sería la base sólida para la defensa de sistemas alimentarios sostenibles y dietas saludables. Instamos a los gobiernos europeos a que no detengan esta iniciativa.

¿Por qué es eso importante?

Las negociaciones para una declaración de las Naciones Unidas sobre el mundo rural podría cambiar la historia: se asegurarían los derechos de los campesinas a alimentar a sus comunidades, proteger su sustento y a los sistemas alimentarios sostenibles y diversos que nos nutren a todos.

Sin embargo, después de 15 años de movilización de los campesinos en todo el mundo, esta iniciativa ahora está en peligro.
Los gobiernos europeos podrían poner en peligro su transcurso, entre el 14 de septiembre y el 28 de septiembre, en la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. ¡Firmes en su causa, el movimiento campesino internacional nos llama a unirnos en defensa de esta Declaración!
¡Ayuda a defender este proceso histórico y el futuro del mundo!

¡Enviemos un poderoso mensaje desde toda Europa para que nuestros gobiernos respalden esta Declaración!

Nuestras firmas serán entregadas al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en esta sesión (y, si fuese necesario, en la siguiente también) como prueba del claro apoyo de la opinión pública para proteger a las comunidades rurales y los a sistemas alimentarios sostenibles y diversos, en Europa y el resto del mundo.

Sirviendo como un reconocimiento claro del papel fundamental de las y los productores de alimentos a pequeña escala, esta Declaración les daría posibilidades concretas de condiciones de trabajo y de vida dignas. En Europa, a pesar de que la agricultura ha sido especialmente industrializada, los pequeños agricultores y su modelo de producción son la base de alimentos de calidad, de la creación de la mayoría de los puestos de trabajo en las zonas rurales, asi como de la gestión sostenible de los recursos naturales y de la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, debido a la falta de un ingreso decente, el acaparamiento de tierras y la falta de respaldo adecuado de autoridades públicas, las granjas están desapareciendo a un ritmo vertiginoso a favor de la expansión de complejos agroindustriales a gran escala, que están asimismo capturando nuestras dietas.

En Europa del Este, donde se encuentra la gran mayoría de las y los agricultores en Europa, esta declaración es extremadamente importante. Las decenas de millones de personas que viven y trabajan en las zonas rurales de esta región necesitan el apoyo de sus gobiernos.
El 70% de los alimentos producidos en todo el mundo provienen de la agricultura campesina. Las y los pastores, los pescadores y campesinos son los garantes de la biodiversidad y proporcionan alimentos sostenibles y de alta calidad.
Pero el financiamiento público de la agroindustria, el acaparamiento de tierras, la biopiratería de semillas y los tóxicos acuerdos de libre comercio están minando los medios de subsistencia de las comunidades rurales y los sistemas alimentarios sostenibles y saludables. Por lo tanto, necesitan nuestro apoyo.

Los derechos de los campesinos y campesinas pueden ser protegidos con esta única Declaración, y podemos ayudar presionando a nuestros Ministerios de Asuntos Exteriores para que lo respalden. Dicha declaración sería una herramienta concreta para detener las violaciones contra las comunidades rurales: los campesinas podrían hacer valer sus derechos específicos sobre el derecho a la tierra, los ingresos decentes o las semillas. Además, sería un instrumento internacional que tendría que ser respetado, protegido y cumplido por los gobiernos y las instituciones internacionales. Los derechos de los campesinos pueden protegerse con una declaración única de la ONU, y podemos ayudar a que esto suceda presionando a nuestros Ministerios de Asuntos Exteriores para que lo respalden! Dicha declaración sería una herramienta concreta para detener las violaciones contra las comunidades rurales: los campesinas podrían hacer valer sus derechos específicos, como el derecho a la tierra, los ingresos decentes o las semillas. Además, sería un instrumento internacional que los gobiernos y las instituciones internacionales deberían respetar, proteger y cumplir.


Foto ©Krasnyi Collective – Karim Brikci-Nigassa

Ahora comparte con tus amigos y familiares

Gracias por actuar.

¿Podrías compartir la petición en tus redes sociales o mandar un correo electrónico a tus familiares y amigos para multiplicar tu impacto?

Estás firmando como ¿No eres tú? Pincha aquí